Facebook experimenta con sus usuarios

facebook_logoSe acaba de conocer una noticia que inquieta aunque no sorprende. Facebook alteró el feed de noticias que reciben los usuarios para estudiar sus emociones. Es una prueba más del poder de esta red social, a la que los usuarios le ceden gran parte de su privacidad. Y es que en su política de servicios ya avisa de que puede utilizar los datos para realizar estudios y análisis.

Lo que nos inquieta a los defensores de la privacidad como es el caso de Bórrame es hasta dónde puede llegar Facebook con este tipo de acciones. Sabemos que los usuarios accedemos a ceder nuestros datos personales y le damos potestad para compartirlos con terceros -juegos, aplicaciones…-, pero nos preguntamos hasta qué punto, esta cesión incluye el que pueda libremente jugar con nuestras emociones y sentimientos.

¿Y por qué decimos esto? Por el simple hecho de que en su estudio realizado en 2012, Facebook experimentó con las emociones de sus usuarios, tal y como muestra la investigación de la Academia Nacional de las Ciencias de Estados Unidos.

Concretamente según señala este organismo, la red social utilizó a cerca de 700.000 usuarios de lengua inglesa para predecir y estudiar emociones en función del feed de noticias y actualizaciones de amigos que recibía. Así, una parte de los usuarios durante una semana recibió actualizaciones de carácter pesimista y negativas, mientras que el resto leía informaciones positivas.

El estudio revela que al final las emociones y el estado de ánimo se contagiaba. Los usuarios que recibían malas y negativas noticias, acababan compartiendo actualizaciones con este aura, mientras que los otros se mostraban más optimistas.

Aunque Facebook avisa en su política de uso de datos que puede utilizar la información que comparten los miembros de su red social, no ha pedido permiso ni ha informado a los participantes en el estudio de la realización del mismo.

Desde la red social, Adam Kramer, uno de los autores del estudio, ha asegurado que no querían enfadar a nadie, simplemente “nos importa el impacto emocional de Facebook en las personas que lo usan, por eso hemos hecho el estudio. Sentíamos que era importante investigar si ver contenido positivo de los amigos les hacía seguir dentro o si, el hecho de que lo que se contaba era negativo, les invitaba a no visitar Facebook”, según informa El País.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *